Hoy somos la voz de las que ya no están. 25N.


Desde el 25 de noviembre de 1981 se conmemora El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, sin embargo, esta fecha se hace oficial en el año 2000 por el asesinato de las fundadoras del grupo de extrema izquierda “14 de Julio”, las hermanas Mirabal (Patricia, Minerva y María Teresa) conocidas también como “Las mariposas”; su lucha iba en contra de la dictadura de Rafael Trujillo, mismo que ordenó a los militares dominicanos, el 25 de noviembre de 1960, su tortura y asesinato.


Hoy, 60 años más tarde, las mujeres y niñas seguimos siendo agredidas, torturadas, empaladas, sometidas al abuso callejero, juzgadas, violadas y asesinadas; sin duda el mundo aun no es un lugar seguro para las mujeres. Este año, a causa de la pandemia del Covid 19, en Colombia se incrementó el índice de feminicidios y violencia intrafamiliar, según cifras de la campaña “No Es Hora de Callar” entre el primero de enero y octubre del presente año, 209 mujeres y niñas han sido víctimas de este flagelo.


Es por esto que debemos generar la conciencia en todas las mujeres Cartagüeñas a NO callar, ya que nuestro contexto no es ajeno a estos hechos, hoy y cada día debemos conmemorar y visibilizar a todas las personas que pueden alzar la voz, las que están silenciadas o por las que silenciaron. Porque ojalá mañana no haya ni una menos, pero la triste realidad es que mañana podrías ser tú, yo o cualquier compañera y hermana, recordemos que esta lucha es de todas y no vamos a parar, todos los días intentan callarnos y censurarnos, pero hoy seguimos firmes “nos sembraron miedo y nos crecieron alas".

Recuerda, que nunca nadie te haga sentir inferior, nadie tiene derecho a juzgarte o a coartar tu tranquilidad y libertad, no estás sola y no permitamos que nadie lo este, si ves alarmas y conoces de alguien que esté siendo víctima de violencia, denuncia, dejemos de lado la falsa creencia de que “los trapos sucios se lavan en casa” y dejemos de reproducir y naturalizar la violencia. Finalmente, la invitación es a poder movilizarnos, unirnos y empoderarnos en la ciudad de Cartago, no más silencio que nos ha hecho tanto daño.

37 vistas0 comentarios