DE LA BARRICADA A LA ASAMBLEA POPULAR

Después de un mes de movilizaciones, contando por decenas lxs muertxs y desaparecidxs, producto de la represión del gobierno de Iván Duque, la "Resistencia" ahora avanza hacia la organización del poder popular. Caminando la palabra, escuchando las diferencias y evidenciando los problemas estructurales que todxs vivenciamos desde nuestros territorios.


En Cartago, los días 15 y 25 de mayo se fue gestando este proceso asambleario que buscaba la construcción de un pliego local, donde todos los actores de la protesta social participaran en igualdad de condiciones y expresaran libremente sus demandas.


Sin duda, hay que reconocer que el proceso de la "Mesa Municipal de Diálogo" propiciada desde el 26 de mayo, por el señor alcalde Víctor Álvarez, encontró a la asamblea popular en la mitad de camino de la construcción del pliego local. Dado que plasmar en un solo documento tantos años de abandono suele ser una tarea titánica.


Teniendo en cuenta, además, que las condiciones de seguridad de la ciudad para los manifestantes , particularmente miembros de la "Primera Línea", no dan espera. No solo por el decreto presidencial 575 del 28 de mayo, que declaró la conmoción interior y militarización del departamento del Valle del Cauca y otras regiones en conflicto, sino también por la lluvia de panfletos, amenazas e intimidaciones que han acaecido en los últimos días.


El mismo día de este decreto intimidatorio, cientos de manifestantes conmemoraron un mes de alzamiento popular en las calles y se vivieron actos de confrontación en el Paso Nacional o Variante, que pusieron a temblar los acuerdos logrados a nivel municipal.


Aún así, se avanzó en la realización de una tercera asamblea popular el día 1 de junio, donde se evidenciaron las diferencias sobre las prioridades de las exigencias de los actores, lo cual produjo desencuentros posteriores en la Mesa Municipal de Diálogo.


Por lo cual, hubo un cruce de comunicados entre la Asamblea Popular y la "Primera Línea", los cuales hay que reconocer como inconvenientes normales sobre las formas y prioridades, no como diferencias de fondo. Al igual, como parte del ejercicio de pasar de la barricada hacia otros espacios de construcción colectiva.


Sin embargo, a raíz de la visita y audiencia de la Comisión de Paz del Senado, realizada el día de ayer en la Cámara de Comercio de Cartago, donde participaron los senadores Pablo Catatumbo (Comunes), Roosvelt Rodríguez (Partido de la U) y Antonio Sanguino (Partido Verde). Se demostró que existe una unidad de criterios por parte de los actores de la protesta social sobre el rol represivo del gobierno Duque, al igual que el respaldo a la Mesa Municipal de Diálogo.

En este sentido, se debe seguir profundizando en aquello que une y prescindir de lo que separa, para fortalecer la Asamblea Popular como espacio de articulación de las diferentes expresiones organizativas, que supere la crisis de representación que se evidencia en el Comité Nacional de Paro. Frente al cual, el gobierno nacional ha dilatado el diálogo y deslegitimado su accionar.

Por ello, este próximo 6 y 7 de junio, se realizará en la ciudad de Bogotá, la Asamblea Nacional Popular, que busca articular las diferentes asambleas populares que se han consolidado en todo el país, producto del Paro Nacional, como respuesta del poder popular a la crisis de gobernabilidad del presidente Duque y el genocidio promovido por el uribismo contra la protesta social.



85 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo