top of page

¿TERMINA LA ESPERA DEL TERMINAL?

Actualizado: 14 jun 2022

Han pasado casi veinte años de un sueño, que para las arcas municipales se convirtió en una pesadilla. El terminal de Cartago, ha tenido hasta gerente y nómina, una verdadera quimera que muestra lo peor de la clase política local. Nuevamente, corre el rumor de su construcción. ¿Será Víctor Álvarez, quien ponga la primera piedra de esta obra?

Atrás han quedado las promesas y los lotes, que gestionaron Luis Alberto Castro, Germán González y Andrés Londoño. Un descalabro que no tiene una cuantificación exacta, pero que ronda varios miles de millones de pesos. Este caballito de batalla, agitado por la conveniencia de nuestra clase política, ha sido una piedra contra la administración actual y plantea un clamor popular que sigue teniendo eco, al ver que municipios como Tuluá, Buga y hasta Alcalá, tienen Terminal de Transporte de pasajeros.


Durante la campaña anterior a la alcaldía municipal, como en otros tantos momentos, el Terminal de Transporte hizo parte de las propuestas de los candidatos. Benjamín Agrado, del MAIS, llegó a afirmar que sería en la antigua Estación del Ferrocarril y Robinson Arango, del Centro Democrático, nuevamente dijo tener los socios para la obra que él mismo dirigió en 2018.


Paradójicamente, quien hoy ocupa el cargo de alcalde y quien ganó esa batalla electoral, afirmó en un debate en la Cámara de Comercio en 2019, que él no prometía el Terminal de Transportes e incluso, llegó a señalar que las propuestas de sus contendores no tenían en cuenta los requerimientos administrativos, ni técnicos que la norma exige.


Sin embargo, desde 2020 se adelantaron los estudios de pre-factibilidad del mismo y hoy existe una llamativa campaña de expectativa al respecto, que todavía no es muy clara para la mayoría de la ciudadanía.




Los terminales de transporte de pasajeros están regulados por el decreto 2762 de 2001, donde se establecen los requisitos para la creación y homologación de los mismos. Es decir, no pueden realizarse en cualquier lugar o bajo cualquier criterio del mandatario de turno y, con estudios previos, debe ser radicado el proyecto ante el Ministerio de Transporte, quien en tres meses evalúa y aprueba el mismo.


En caso que el alcalde Víctor Álvarez, logre concretar este proyecto pasará a la historia por poner fin a una tragicomedia de nuestra clase política local. Lo que seguramente, le permitirá llegar con una candidatura de continuidad a las próximas elecciones municipales en 2023, donde ya suenan nombres como el de Juan David Piedrahíta, gerente de Emcartago, el concejal liberal Juan García y Juan Pablo Jaramillo, secretario general de la alcaldía.

113 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page